22 abr. 2012

Crónicas de MoWeek #1: La Caja de Pandora

Ahhh,

MoWeek, MoWeek, MoWeek...

Montevideo Fashion Week.

¿Brillantina? ¿Strass? ¿Lentejuelas? ¿Glamour? ¿Champagne?

Desfiles, showrooms, maquillaje, gente, mucha gente, sala V.I.P...

Casi 48h después del inicio de MoWeek (que comenzó en avant-première el jueves con el desfile de Ana Livni y oficialmente ayer con el desfile de la EUCD) ya hemos tenido tiempo de ser rechazadas de una After-Party, de llegar tarde a un desfile, de dormirnos en otro y de vivir un incendio (si, de los verdad, con llamas, dentro de casa, gracias) ¿No es maravilloso?

Pero ustedes están acá porque, kevisio los gossips nosierto?

Empecemos por el final: 

Día y hora: sábado 21 de abril, 3:00 a.m. 

Lugar de los hechos: Chotus Club. 

Lo sucedido: La Escuela Integral de Diseño Pablo Giménez organizaba, presuntamente, una fiesta post-desfiles. En el primer e intenso día de MoWeek, el grupo de fashionistas y obreras de la moda estaba un poco agotado pero decidió ir a dar una vuelta de cortesía. Dicen que es de buena educación pasar a presentar un saludo al anfitrión. El equipo Moderno junto con la periodista internacional Caro Clack llegaba sonriente a la puerta cuando se encontró con el equipo Rubia Mala y Eri de F&P. 

Fuera.

Esperando.

En la puerta: mujer “rubia”, 150 centímetros de altura, pelo sucio, posible fan de las Spice Girls en 1998: presuntamente la portera de los viernes. Del otro lado del cordón aterciopelado que separa al resto de los mortales del paraíso sobre tierra también conocido como Chotus, tres fashionistas rubias con maravillosas prendas vintage, una fashionista morocha de pelo largo-lacio-limpio y estupendos ojazos, y cuatro modernas lookeadas denim-rock, su buena onda habitual y su cinismo innato. 

Ejerciendo de franja de Gaza los habituales intelectuales de 2x2 y traje negro que reflejan a la perfección la imagen y el posicionamiento del club. Delante de uno de ellos, una vez más, del otro lado de la cinta aterciopelada, una estudiante de la propia Escuela Integral de Diseño Pablo Giménez observaba atónita como pretendían cobrarle entrada en su propia fiesta. 

Juego de palabras clave: Grotesco, Terraja, Cutre, Grosero. Encuentre la siguiente.

Teniendo en cuenta que visiblemente alguien no quería que el equipo fashionista entrase en la fiesta, los sujetos dieron media vuelta, con exquisita gracia y elegancia (y con el pelo limpio) y terminaron de pasar una velada encantadora en Tibet, llevando consigo a varias personas que ante tal despropósito abandonaron el mencionado club para tomar y fumar en la vereda de Tibet. Eso es actitud rock’n’roll. El resto, es ser portera.

Hoy, después de haber vivido un incendio, decidimos mirar con otros ojos a la vida, y en un gesto magnánimo, proponer un pequeño manual básico para armar un After-Party de Fashion Week:

1. En ningún lugar del sistema solar se cobra entrada en un After de desfile. Si invitas, invitas. Sino, no invites.

2. En la entrada hay un photocall & fotógrafa haciendo los sociales. Si no los has previsto, lo mínimo aconsejable es dejar entrar a la prensa. Está totalmente desaconsejado echarlos con groseras palabras.

3. A continuación ofrecerás a tus invitados una copa de champagne, o en su defecto, de cualquier espumante así como cervezas. Si ningún sponsor te apoya, plantéatelo.

4. A los miembros de la empresa (o escuela, o agencia, o altre) no los dejarás en la puerta. Es un poco feo que tu propia alumna tenga que esperar para entrar a su propia fiesta e incluso llegue a creer que alguien pretende cobrarle. Hay que cuidar la imagen.

5. Traerás a un prestigioso DJ para musicalizar tu fiesta. En su defecto, a un DJ menos prestigioso pero sí igual de profesional. Evitarás en todos los casos que unas taradas lo echen desenchufando su compu y arrojándole agua y cerveza por encima. Son cosas que quedan feas.

6. Y por último, suceda lo que suceda, no te harás la víctima: asumirás tus responsabilidades, y pedirás disculpas. Porque al final de todo, lo único que nos queda es la elegancia, y la elegancia no depende de ninguna prenda de ropa, de ningún séquito ni de ningún prestigio. Depende de la educación.

A parte de eso el desfile de Ana Livni fue sublime, cuando vas a ver Ana Livni vas a ver Arte, no ropa. En Manos del Uruguay, se notó un cambio muy interesante, la EUCD como siempre está llena de perlas y tesoros, genias como Noe Gonda y Vero Bueno y su colección para hombre que nos dio ganas de vestirnos con ropa masculina, y más tarde Maru Tuset que además de hacernos soñar, construyó un bolso sandía maravilloso digno de ser mencionado. Pero sobre eso, sobre Enrique y sobre MTV ya hablaremos más adelante, ahora estamos en Casitanno y francamente nos apetece bailar.

besos














* fotos: El ShowRoom de Estudio Couture con muebles de Espacio Equilibrio, el equipo fashionista: Caro Clack, Moderna Oriental, Nico Galván, Erika, las 3 rubias: Rubia Mala, Rubia Mala Buenos Aires y Pequeña Rubia, el Equipo Moderno: con la cámara: Hey Florence, producción: Mery Sli, Caro Clack, Moderna Oriental vestida de Magma, Moderna Ilustrada vestida de Lemon, Altre Stuff: Augusta la Intelectual de la Moda, Mauri el Artista Loco, las dos Rubias, y, el camión de los bomberos.