22 ene. 2012

Crónicas de #MeriendaModerna 2: Bloggers al tacho en el man-gan-ga amarillo


[Ya es un hábito que todas las historias mágicas de MDM comiencen en un taxi  o con algún viaje vertiginoso y ésta no fue la excepción]

El mundo en el que vivo es paralelo al suyo, se ingresa abriendo un cierre en el bolsillo secreto del tapado de astracán que heredé de mi abuela, pero de todos modos ambos mundos tienen muchas cosas en común. En mi planeta, mi mundo, el asteroide B-52, hay flores con aroma delicioso, agua pura, pasto verde esmeralda, apple stores, Annies por doquier, Jeffrey Campbell y love shacks. Es geoide,  rota  y se traslada como la tierra pero a un ritmo más lento. Hete aquí LA DIFERENCIA, por eso es que tengo una concepción del tiempo y espacio diferente a la suya pero no les estoy contando nada nuevo, es un hecho conocido (el cual estoy tratando de cambiar hace muchísimo). Las agujas del reloj se mueven más rápido en la tierra, así que baje a tomar el taxi a las apuradas dejando atrás mi celular y otro par de pertenencias.

La primera en participar de la cadena de “bloggers al tacho” fue Eri de F&P que ni bien se subió al man-gan-ga malhumorado (así se llaman los taxis en mi planeta) me pregunta a viva voz: ¿Por qué te estás maquillando en el taxi?! No recuerdo la respuesta pero seguro fue alguna excusa tonta y poco creíble como: Me gusta maquillarme en los autos en movimiento, es adrenalina pura. Por cierto Eri me dejó perpleja cuando la vi aproximarse al taxi con su riguroso dress code.   En seguida pasamos por Mery Slinger, la dueña de Idiotta y creadora de los tan afamados muffins y cupcakes de la tarde. Cuando la encuentro caigo en cuenta de la cantidad de cupcakes que había que transportar literalmente hicimos malabarismos con las bandejas, pero llegaron bien. Ella estaba preciosa, uso una pollera con corte A, muy hairspray! con zapatillas victoria. Por ultimo levantamos a La Pequeña Lulú: Anna Donner de Rubia Mala quien parecía un clon de Olivia Newton John salida de un film de los 60’s. El conductor del man-gan-ga amarillo a motor se reía a la par como si fuese uno de los nuestros pero a la vez se le notaba la cara de desconcierto. No sabía que era lo que estaba pasando, él estaba tan divertido como nosotras riéndonos de los cupcakes que se zangoloteaban de un lado hacia otro creando colisiones de frostings. Dado cierto momento no aguantó más y se animó a preguntar -Van a un cumpleaños infantil? A lo que le respondí que de algún modo si pero a la vez no. Me gustó marearlo un poco más de lo que estaba. Una vez en Bulebar nos encontramos con Gaby de FSP que estaba despampanante con su falda azul esperando y mirando el reloj del planeta tierra preguntándose dónde narices estábamos y porque no le respondía los mensajitos de whatsapp.

Fue todo divertido, desde la interminable y lenta ida en el taxi pasando por las charlas durante la merienda y el regreso a casa en el tomate loco de @ninagrinch con todo el comando Blogger abordo.  Me encantó ponerle cara a ICK Studio, a Marie de ConQdeCaja y a FloBeneditto.

Desde MDM les queremos agradecer su apoyo. Que ustedes nos lean es una recompensa inmaterial que nos llena el alma. Hasta la próxima #MeriendaModerna! 


Mer


















Querida #SociaTransatlántica: Feliz aniversario, solo faltabas tu.

13 ene. 2012

Inspiración: Ven a mi!

Estimadas lectoras, estimados lectores,

Llega otro finde en soledad. ¿Acaso hay algo más loser (y menos moderno) que sentarse a escribir en el jardin y planear una reunión de aniversario en una favinil blanca al resguardo del sol de enero un viernes a las 15:45 EN MONTEVIDEO? Si lo hay, hagan el favor de avisarme. Yo soñaba con planear ésta fiesta en la playa, tirada en una reposera tomando caipiroskas heladas, pero no, aquí me encuentro con Choco-Zucaritas a la izquierda y Roland Barthes a la derecha, así es como ideo que hacer para agasajar a los y las lectoras de Modenas de Montevideo, por si no lo sabían, cumplimos un año el 18 de enero.

[De pronto las zucaritas no sabían tan ricas y cree que no fueron una buena idea. Corre al interior de su casa, se siente mal. La gastro-entero-colitis llega con la misma celeridad con la que sube los escalones. Se avecina otro finde de claustro pero eso es bueno. En el encierro de ergástula han surgido grandes pensadores, ideas, libros y poemas, así es que, espero que la inspiración llegue pronto y sino acudiré como Borgs al I Ching.] Ya pasado mi #MomentoMaupassant prosigo. 

La cita tendrá lugar el miércoles 18 de enero de 2012 a eso de las 17:30 para celebrar con una Merienda al estilo Moderno. El sitio está por verse. Pronto, muy pronto estaré subiendo la invitación para que todos y todas tengan la información. 

Mientras tanto, y para generar un poco de nostalgia uruguayo-catalana les dejo el post inaugural de MDM. Stay tuned para más noticias del #CumpleModerno!

Besos,

Mer


8 ene. 2012

Mi capullo es más lindo que el tuyo, seguro.

Montevideo, Puertito del buceo, 14:30 horas. Con un poco de miedo me dispuse a bajar a Annie a la playa del puertito. Montevideo en esta época del año parece ser un set de película del far west y no me refiero al asentamiento mormón de Misuri sino al de las bolas de estambre rodando y cowboys que -en este caso- en lugar de caballos ensillan motos yumbo con expansores y radio am/fm incorporada.
Al son mental de “niño que baila le va a robar…” mis temores se efectivizaron: se me acercan 3 adolescentes enfundados con un tramontina a pedirme dinero y el celular que me sobra*. Gracias a mi acto de luminosidad  previa salí campante de la situación dado que lo único que llevaba conmigo eran mis melissas descoloridas en las patas, las llaves de casa y una bolsa plástica de supermercado para los deshechos del perro.

*[NN (empuñando un tramontana de sierrita): La plata? / M (vaciándome los bolsillos): No tengo nada de valor, ni monedas ni billetes. / NN: un celular que te sobre? / M: Mirá! (le muestro la bolsa de plástico) Ni siquiera traigo el mío!]

Lo ocurrido sucedió en la plaza Armenia, a pleno sol y a plena vista de las personas que estaban almorzando –tardíamente- en el restorán allí ubicado. Si me piden una descripción de las caras no las recuerdo, pensé en enviar un tweet a @chorros_uy contando lo sucedido, pero, que iba a decir?  “Tres chicos de gorrito Nike/Adidas con camperas haciendo juego y zapatillas a tono me trataron de asaltar con un tramontina”? Primero: me iba a sentir la más boluda del condado, y, segundo: mi descripción se adecuaba a la mayoría de la población juvenil montevideana que se junta en mi barrio los domingos a la tarde, no me parecía justo.

Una vez ya en la playa y con las patas enterradas en algo parecido al fango  (hipotético en mi cabeza gracias a los cuentos de selva), noto que se me acerca un individuo: El Eric. Con solo 5 años (recién cumplidos) tiene las iniciales P.A tatuadas en la cara externa del antebrazo en honor a la mamá.

E: Qué le tirás pa' que juegue en la agua?
M: Piedras, pelotas, botellas. Lo que tenga a mano en el momento.
E: Cómo se llama?
M: Annie.
E: Sabe nadar?
M: No lo se, le tiene miedo a las olas (a las grandes y a las chiquitas) nunca entró hasta donde no da pié.
E: Y a los barcos les tiene miedo?
M: No te sabría decir nunca se subió en uno. Vos les tenés miedo a los barcos?
E: NAAAAAAAAAAAAA! YO NO LE TENGO MIEDO A NADA, SOY GRANDE YO! 
M: Sos re valiente! Cómo te llamás?
E: Aquel que tá allá (señalando al niño que estaba acompañandolo) ehj el Yoni y yo el Eri.
M: Y eso que tenés en el Brazo, es un tatuaje de verdad? Quién te lo hizo?
E: Es de verdad, es mi madre, Patricia Arrúa. Me lo hizo mi padre.
M:Y no te dolió?
E: NAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA! A MI NO ME DUELE NADA! SOY GRANDE YO!
M: Y te lo hizo con máquina?
E: Si, con una máquina que compró en la cárcel, pero ahora se la vendió al Matiah.
M: Mira que bien!
E: Lo conocé vo’ al Matia?
M: No, no, para nada.

El joven Eric y Annie jugaron a la orilla del agua revolcándose en la arena con textura de fango hasta que se aburrieron mutuamente.

Lo gracioso e irónico de todo (o no) es que ayer viajé a un balneario en la costa este a hacer fotos familiares para el hermano de un amigo. Mientras tomaba las fotos sentí algo húmedo y frío en mi tobillo. Lo primero que se cruzó por mi cabeza fue: ALERTA! Tenés una babosa trepando por el pié!, pero no, resultó ser que una de las niñas estaba mojando mi tatuaje con su dedito frío y arrugado -producto de haber estado chapoteando toda la tarde en una piscina inflable- de manera hipnótica, con actitud perseverante, ultra esforzada en borrarlo, todo su  empeño estaba puesto ahí, en sacar esa mancha de mi tobillo.

Las realidades paralelas existirán siempre y no necesariamente porque existan hipótesis físicas como la de Everett. De todos modos, siempre es bueno conocer las dos -o más- caras de la realidad.


Mer


[Me hubiese encantado sacarle una foto al nuevo amigo de Annie, El Eri, pero ya sabemos que hubiese pasado si hubiese llevado la cámara conmigo ese día].