17 may. 2011

Fräulein Altmodisch para MDM: El misterioso libro de poesía


Estaba yo bobeando por la oficina cuando de pronto cayó en mis manos un libro no muy grande, pero lindo. Bueno, en realidad no fue exactamente así, lo que cayeron fueron unos cincuenta ejemplares del libro, y no en mis manos sino encima de mi mesa de trabajo. Aunque yo más bien, en ese mundo en el que vivo, lo viví de la siguiente manera: Estaba yo bobeando por la oficina cuando de pronto me cayeron 50 libros iguales encima. Después de la sorpresa inicial, logré salir victoriosa con el más bonito de todos ellos, él era distinto, lo había elegido yo, y me senté en un rincón, desafiante, frente a los demás 49 ejemplares, con mi ejemplar en las manos. Mi ejemplar, bueno, igual era mucho decir, a penas nos acabábamos de conocer, ni tan solo sabía si hablábamos el mismo idioma, si nos gustaban las mismas cosas, si teníamos algún grupo de música favorito en común, no sé, ese tipo de cosas. Yo incluso diría más, en realidad nadie había dicho que me lo podía quedar, claro que tampoco nadie había dicho lo contrario…

La presentación formal entre nosotros tuvo lugar unos segundos más tarde, cuando lo miré: Hola, me llamo Fräulein Altmodisch y soy la Presidenta de mi Planeta ¿quieres ser mi amigo?

El libro me miró de reojo. Era no muy grueso, pero tampoco tenía esa delgadez extrema tan desagradable. Era un poco más alto que la media, de los que no caben en todos los bolsos, pero que tienen el tamaño perfecto para tenerlos entre las manos, para sentirlos físicamente a la vez que sus palabras danzan por tu cabeza. Tenía un buen físico, la verdad, y además vestía con una sencillez elegante pero no sobria. Lucía letras rojas en mayúsculas, letras negras en minúsculas y varias rosas rojas. Su piel era suave, tenía dos texturas distintas, y unas páginas robustas, pero delicadas, de las que no se pegan las unas a las otras, de las que admiten anotaciones sin que se vean por el otro lado. Mientras yo lo observaba, él seguía mirándome, desconfiado. Finalmente accedió a decirme su nombre: Me llamo Para los años Diez y soy un libro de poesía.
 
Wow, un libro de poesía, pensé, como me gustaría vivir la vida de un libro de poesía. Todo el tiempo recitando, vivir el paso del tiempo con esa tranquilidad en vez de huir de él, como hacen los humanos, ganando siempre con la edad, carisma y elegancia.

Juan Carlos Reche es mi autor, prosiguió, además de haber escrito mi Prólogo, ha recogido en mí a 7 poetas españoles: Mariano Peyrou, Abraham Gragera, Carlos Pardo, Rafael Espejo, Raúl Alonso, Juan Antonio Bernier y Juan Andrés García Román. He venido expresamente para mi presentación en sociedad, el próximo viernes 20 de mayo.

Pero entonces, ¿eres todavía inédito? Pregunté, entre excitada por la emoción de tener entre mis manos a un libro inédito y desconcertada por la misma razón ya que si yo lo tenía entre mis manos es que ya estaba editado.

Si, respondió con un gesto altivo y sin darle más importancia a ese echo.

La cosa se complicaba para mí, no podía llevármelo a ningún lado, si era inédito, de hecho, ni tan solo estaba segura de poder hablar de él, claro que su presentación estaba ya anunciada en el ciberespacio, así que yo no estaba desvelando nada nuevo, finalmente me di cuenta de que la única solución que me quedaba era ponerme a leer en ese mismo momento, o callar para siempre.

Pensé en esconderme debajo de los demás libros, pero cuando fui a ver ya no estaban: alguien se los había llevado al ala norte, donde, como en la Bella y la Bestia, no hay que ir. Opté por esconderme debajo de mi escritorio, con la esperanza de que nadie se fijase en mí, bueno, y de que ninguno de sus hermanos diese el grito de alarma y comenzasen a buscarlo por todas partes. De pronto me sentí como una secuestradora y apenada, le pregunté: ¿Echas de menos a los demás? ¿Quieres que te lleve con ellos?

Sin pestañear, respondió: Para nada, ellos no son más que copias baratas de mí. No tengo ningún interés en volver a verlos, es más, si he venido hasta aquí es para conocer y darme a conocer entre otras grandes obras, no para estar rodeado de mis dobles. No sabía que decir, tal vez había subestimado las dificultades de la vida de un libro de poesía, solo había pensado en las cosas buenas, finalmente, tal vez la vida humana común y corriente no estaba tal mal. Acaricié suavemente su tapa y lo abrí.



El jueves 19 y el viernes 20 tendrá lugar de 14:00 a 18:00 en el CCE de Montevideo el Taller de Poesía: El poema en el Telar dirigido por Juan Antonio Bernier. Ficha de inscripción disponible en la página web del CCE.
La presentación de Para los años 10 – 7 poetas españoles nacidos en los 70 por Juan Carlos Reche tendrá lugar el próximo viernes día 20 de mayo a las 19:00 en el CCE de Montevideo. Contará con la presencia de dos de los siete poetas: Abraham Gragera y Juan Antonio Bernier.
Más información: http://www.cce.org.uy

5 comentarios:

  1. Me encantó! Quiero una copia!

    El post debería titularse "El secuestro poético".

    ResponderEliminar
  2. joh, tu título es más lindo, te voy a contratar para que me prepares los títulos de los posts !!

    :)

    ResponderEliminar
  3. es buenisimo, Lau...
    La Solita Pons

    ResponderEliminar
  4. Eso es buenisimo, Lau ..
    La pons

    ResponderEliminar
  5. Merci Pons, hace mucho que no sé nada de vos, vení a verme, dale.

    ResponderEliminar